Visitar la comarca del alto Vinalopó nos traslada a un Alicante más medieval, es inevitable ver castillos en diversos estados de mantenimiento por toda la geografía alicantina. Hoy os presentamos el castillo de Sax.
En toda la provincia de Alicante existen restos ibéricos, cartagineses y romanos de mayor o menor importancia y en la población de Sax tenemos constancia de ibéricos y romanos. En el caso del castillo sus orígenes del castillo son claramente de origen musulmán.
En el siglo XII era una época de tranquilidad, a pesar de que la reconquista estaba ya en marcha, el emir almohade Yusuf al-Mumin (1139-1184) (Yusuf I) licencia a sus tropas y les autoriza a establecerse en el lugar y repoblarlo, ya que la zona está poco poblada y por tanto mal defendida frente a los ataques cristianos.
El castillo se alza sobre la cresta de una peña, aproximadamente a 500 m. de altura, mientras que a sus pies se desarrolló la villa de Sax, siguiendo círculos concéntricos.
La construcción se paró en varias ocasiones por motivos económicos, pero las revueltas locales y ataques de los reinos cercanos a la región desde finales del siglo XII hicieron que se acabasen las obras del alcázar, aunque dicha obra no evitó la toma cristiana de la zona.


El castillo de Sax, o de piedra que es como también ser conocía, tuvo distintas fases constructivas hasta llegar a tener la apariencia que hoy día contemplamos. Son muchos autores los que opinan que su actual fachada es del siglo XIV, aunque ya en época musulmana existía en este mismo lugar un alcázar que recibía también la denominación de Sax. La parte más antigua del castillo es la zona norte, y la más moderna, la que corresponde a la torre del homenaje.


Durante el siglo XIV, los castillos de Sax, Biar y Villena formaron parte del señorío de Villena, que detentaba el Infante Don Juan Manuel, por lo que la fortaleza de Sax se vio envuelta, al igual que el resto de las posesiones del noble, en las rebeliones que protagonizó contra el rey castellano Alfonso XI, así como en la denominada Guerra de los dos Pedros, que enfrentó al monarca castellano y al aragonés mediada ya aquella centuria.

En 1303 el infante Don Juan Manuel entregó el castillo de Sax a Juan García, señor de Alcaudete, para que lo gobernara en nombre del soberano aragonés Jaime II, y como garantía del contrato firmado con éste para la celebración del posterior matrimonio del infante con la hija del soberano, doña Constanza. Se estipuló entonces que si Don Juan Manuel no cumplía su parte del contrato y el matrimonio no llegaba a celebrarse, el rey de Aragón tomaría la posesión legítima del castillo de Sax.
El paso del tiempo fue deteriorando el castillo, aunque siempre fue mantenido, en menor o mayor medida, hasta llegar a nuestros días. En tiempos modernos ha sido restaurado adecuadamente por diversas entidades públicas y su estado general es muy bueno. En la actualidad, en el interior del aljibe se ha instalado un museo de los trajes utilizados en las fiestas de moros y cristianos. La primera protección oficial fue la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949 y ya en democracia la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español. Desde 1980 el castillo de Sax es de propiedad municipal.
Una vez dado un repaso histórico a este interesante baluarte tan alicantino os dejamos la ubicación GPS para que podáis llegar de manera fácil a él.

El acceso es muy sencillo ya que está habilitadas unas escaleras que nos llevan hasta el y además hay una pequeña zona de aparcamiento.

No os perdáis las vistas, son increíbles de todo el valle y siempre podreís visitar otras zonas de la población ó árear recreativas como el plano de Sax.