La costa de Alicante tiene rincones encantadores, las calas y los acantilados están en nuestra provincia mirando a las cristalinas aguas del Mar Mediterráneo. Hoy os invitamos a hacer una rutilla super sencilla que bordea la costa entre Jávea y Alfaz del Pí, se trata de hacer la ruta al faro del Albir. Un sendero optimo para todas las edades.
La ruta la podremos empezar en el parking que hay habilitado para poder visitar la zona, toda esta zona pertenece al Parque Natural de Sierra Helada, disponemos ne la entrada de una caseta de información.
Nada más pasar las puertas de entrada podremos ver el sendero, completamente asfaltado, este camino era el usado para el acceso al faro (actualmente también se usa para ello) pero ha sido acondicionado para facilitar los paseos por dicho camino, incluso hay mesas y fuente de agua potable en la parte del inicio.

 

El faro se encentra a 2,5 kilómetros de la entrada, con lo que si lo hacemos de ida y vuelta son apenas cinco kilómetros y con un desnivel de apenas ochenta metros. Como hemos indicado es muy sencillo de hacer.


A pocos metros de la entrada encontraremos mesas y una fuente para poder hacer un refrigerio y disfrutar de la montaña, a nosotros en esta ocasión nos visitaron una pareja de ardillas un tanto descaradas y vimos pocos metros después unas perdices atravesando el camino.

 


La panorámica es simplemente espectacular y cada vez que pasamos por esta zona el color del agua y la claridad de las aguas, no me canso de decirlo

¡QUE SUERTE VIVIR EN ALICANTE!

La pista se dirige a un pequeño túnel antes de salir a la cara sur del parque, al atravesarlo la luz de nuestra provincia nos vuelve a deslumbrar. A poca distancia encontraremos un pequeño desvio que nos lleva a unas antíguas minas de ocre. El ocre se extraía en esta zona desde época de los romanos según nos contaron. El ocre es una mezcla de arcilla con óxido de hierro y los griegos, cartagineses y romanos lo utilizaban para teñir la ropa y para la pintura que usaban para decorar las paredes de edificios. La extracción de ocre estuvo activo hasta mediados del siglo XIX, en esa época se denominaba este lugar como la Mina Virgen del Carmen.
Un poco más abajo se encuentra la cala de la mina, creo que no hace falta explicar la razón de este nombre, se puede bajar sendeando pero no está la zona habilitada para una visita sencilla. Desniveles, matorrales y roqueros desprendidos de las paredes no ayudan a la visita.


Seguimos el kilómetro y poco que nos queda hasta el faro y disfrutar de las vistas es lo que nos queda, una vez que lleguemos podremos disfrutar una visión de toda la costa. Desde arriba podríamos seguir, con una senda un tanto irregular, hasta la cueva de la boca de ballena. Un enclave singular de esta zona muy aconsejable y curioso de ver.
El Faro del Albir se construyó en 1863, y en él vivieron dos fareros hasta que en 1960 quedó automatizado y se hizo innecesaria la presencia continua de personas en el faro. En el año 2011 el Ayuntamiento de Alfaz del Pí rehabilitó el edificio y lo transformó en el Centro de Interpretación Faro del Albir.


Espero os guste el lugar y que lo disfrutéis tanto como nosotros.

Ubicación GPS del aparcamiento del Parque Natural de Sierra Helada





Ubicación GPS del Faro del Albir