Visitemos el Pou del surdo, un nevero enclavado en plena Carrasqueta en el municipio de Jijona entre los pinos y carrasca típica de esta montaña. Desde este nevero podremos ver desde sierra de la Aitana y el Puig Campana al Cabeçó d´Or en frente, a la Penya Mitjorn y el Maigmó… una pasada de lugar.


El acceso es muy fácil ya que hay una pista de cemento que llega hasta el hotel rural Pou de la neu. Este nevero esta restaurado prácticamente al 100% y su visita nos da una idea clara de cómo era el trabajo en su época de explotación.
Cuando nevaba, la nieve se recogía con palas y azadones, transportada en capazos de esparto y arrojada al interior del pozo a través de puertas y ventanas, donde era aprisionada la nieve con mazos. Otras veces, la nieve se arrastraba por una pala tirada por mulas de carga. En la mayoría de los pozos, el fondo y las paredes se recubrían previamente de paja ó capullos de arroz, aislando la nieve del contacto con la obra. A su vez, varias capas de paja iban aislando las diferentes tongadas y, sobre todo, la última capa de nieve. Posteriormente se cerrarían las puertas y ventanas del pozo. Unas cincuenta personas eran necesarias para realizar esta labor en los pozos más grandes. Pasados los fríos del invierno, en la primavera, se procedía a la extracción del hielo picándolo en el interior del pozo, sacándolo al exterior mediante una polea e introduciéndolo en moldes ó cajas de madera. A veces se envolvían en paja y mantas, colocándose en sarrias a lomos de animales para trasladarlas a diferentes poblaciones para su venta.

Ubicación GPS del Pou del Surdo.