El acceso al Castell de Guadalest es un tanto tortuoso si se hace desde Alcoy, son unos 40 kilómetros de puerto de montaña; pero si vienes desde Benidorm, Callosa de’n Sarrià, se trata de una carretera de curvas pronunciadas y en constante ascenso, pero a pesar de esto es una buena carretera y que podremos aprovechar para ver las maravillosas vistas de la montaña norte alicantina.
El Castell de Guadalest, ubicado en la Marina Baixa, forma parte del Vall de Guadalest y está compuesto por una población de alrededor de 200 amables habitantes dispuestos a recibir turistas los 365 días del año. El Castell de Guadalest se encuentra, a su vez, delimitado por la sierra de Aitana, que en invierno siempre se encuentra nevada, por la elevada altitud de su cima, -1.558 metros-, y por las sierras de la Serrella y Xortà al lado norte. Este pequeño municipio ha sido nombrado Patrimonio Ciudadano, pues su sociedad es sabedora del legado histórico-artístico y paisajístico que, al mismo tiempo, ha ido transmitiendo de generación en generación. Tras este nombramiento, desde el Ayuntamiento trabajan duramente para conseguir su próximo objetivo: que el lugar sea reconocido como Patrimonio Mundial.

Guadalest es un sítio internacionalizado, es común estar rodeado de centroeuropeos, ya sea residentes en la zona ó de visita. El pueblo de Guadalest, que está formado por diversas calles, tiene dos que son las principales: la calle del Sol y la de descenso, la calle de la Virgen. Al principio de esta primera calle, el visitante ya se puede hacer una idea del encanto que continuará encontrando a lo largo de su recorrido. En un primer vistazo se puede observar el lavadero, donde antiguamente las mujeres del pueblo lavaban la ropa y que sigue en funcionamiento para sorpresa de turistas curiosos. A su lado, un puesto encantador con productos típicos del lugar: mistela, herbero, dulces, frutos secos, turrones…

Para acceder a la zona antigua hay que pasar por el interior de una roca gigante donde existe una puerta grande de madera como si fuese la entrada a una fortaleza o castillo medieval.

acceso guadalestUna vez pasado por debajo de esta montaña aparece una callecita con bastante inclinación hacia el interior, donde nos hace pensar que esta dispuesta así para dificultar aún mas la entrada de los posibles conquistadores.

Dentro del pueblo hay varios museos interesantes de visitar como por ejemplo: el Museo de Miniaturas, Museo de Tortura de la Santa Inquisición, Museo de los Belenes, Museo de Casitas de Muñecas……… también se observan algunas casas tipícas de la zona reconvertidas en museos, tiendas, etc

Los turistas llegan a Guadalest desde todo el mundo, pero principalmente de Noruega, Francia, Italia, Alemania, Gran Bretaña, Dinamarca y, por supuesto, no pueden faltar los españoles que se desplazan desde diferentes puntos de la península. un destino cercano que no debemos dejar pasar en la montaña alicantina, ya sea para visitarlo como para disfrutarlo varios dias.