Como todos más o menos sabemos un préstamo personal es un contrato por el que la entidad crediticia nos adelanta una cantidad de dinero  a otra persona , que la llamaremos prestatario, con la obligación de que esta cantidad se devuelva  y abone además unos intereses pactados y los gastos derivados dicha operación.

Todas las entidades de crédito ofecen una infinidad de préstamos personales, también conocidos préstamos de consumo, con distintos nombres comerciales (préstamos coche, créditos vacaciones, préstamos bodas…), pero con unas pequeñas variaciones todos son prácticamente lo mismo.

Para comparar la gran oferta de préstamos de consumo en el mercado hay que considerar:

Los tipo de interés.
Comisiones de apertura y cancelación .
Gastos.
Plazo de amortización (el tiempo para devolver el dinero prestado).
Importe de la cuota mensual (vendrá determinado por el valor TAE y el plazo).

Tipo de interés

El tipo de interés es el precio que la entidad financiera le cobrará por prestarle el dinero que solicita. Antes de decidirse, compare distintas ofertas, pero no se fije sólo en el tipo de interés nominal, sino en la TAE, (más certera si examina préstamos con un mismo plazo de amortización). La TAE es un cálculo, un tanto complejo, que incluye el tipo de interés nominal y las comisiones que puedan aplicarle a su préstamo, teniendo en cuenta el plazo de la operación. Es un indicador mucho más fiable del coste real del préstamo.

En muchos casos estos préstamos pueden tener los tipos de  interés nominal bastante bajo, pero muchas comisiones por otros conceptos). Si sumamos todos los conceptos, podemos descubrir que un préstamo al 3% de interés nominal nos sale más caro que otro al 5%, pero con menos comisiones, por ejemplo.
Las garantias de este tipo de prestamos son …El que contrata un préstamo personal ofrece como garantía todos sus bienes, presentes y futuros.

Hay diferencias entre los tipos de garantias en estos creditos  en el caso de producirse un impago. El que contrata un préstamo personal ofrece como garantía todos sus bienes, presentes y futuros que, según el caso, pueden ser muchos o pocos. El titular de un préstamo hipotecario ofrece, además de la garantía personal, el propio bien inmueble hipotecado, que pasará a ser propiedad del banco en caso de impago.

créditos rápidos
https://www.dineritoahora.es/creditos-rapidos/
Como consecuencia de este mayor riesgo por parte de los bancos y cajas, los préstamos personales suelen tener un tipo de interés más alto y un plazo de amortización más corto que los hipotecarios. Es decir, resultan más caros y disponemos de menos tiempo para devolverlos. El importe prestado también es mucho menor de lo que se puede recibir en un préstamo hipotecario.